Header Ads

MENOPAUSIA: TRATAMIENTOS NATURALES.



7 Remedios naturales para la menopausia

La menopausia es un proceso biológico completamente natural, y por lo tanto no es un problema a resolver. Y aunque concluye el tiempo en la vida de una mujer para la fertilidad, puede mantenerse saludable, vital. Dicho esto, generalmente hay un cambio hormonal en las mujeres durante la menopausia que puede provocar cambios de humor, sofocos, insomnio y otros síntomas comunes.

¿Qué tipo de cosas puede hacer para ayudar a encontrar alivio de los síntomas de la menopausia?


Primero, es importante darse cuenta de que, en la mayoría de las mujeres, los síntomas, como la sudoración nocturna, disminuirán con el tiempo y, a menudo, desaparecerán completamente sin ningún tratamiento, incluidos los medicamentos de reemplazo hormonal. Como lo expresa el Instituto para la Calidad y la Eficiencia en la Atención de la Salud, “la menopausia no es una enfermedad. Es normal que los niveles hormonales caigan en la mediana edad. Estas hormonas no necesitan ser reemplazadas ”. (1)

Los remedios naturales para los síntomas de la menopausia, es decir, aquellos que no implican tomar medicamentos de terapia de reemplazo hormonal, son seguros y pueden ser útiles durante esta fase de transición para disminuir la gravedad y la duración de los síntomas. Estos incluyen comer una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad, tomar ciertos suplementos beneficiosos para equilibrar las hormonas y usar tratamientos naturales a base de hierbas.

La menopausia es causada por cambios hormonales, que incluyen niveles alterados de hormonas reproductivas que incluyen: hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), hormona estimulante del folículo (FSH), hormona luteinizante (LH), estrógeno (tres tipos, incluyendo estrona, estridiol y estriol), progesterona y testosterona. (2)

La menopausia es un proceso biológico complejo, pero los cambios más significativos que tienen lugar en el cuerpo de una mujer durante este tiempo son que aumenta la pérdida de folículos ováricos (llamada astresia folicular) y, por lo tanto, se produce una cantidad decreciente de estrógeno. Los niveles de estrógeno comienzan a disminuir de 6 a 12 meses antes de la menopausia (durante la perimenopausia, generalmente a finales de los 30 y 40 años) y continúan durante todo el proceso de la menopausia.


Tratamiento natural para la menopausia


1. Consume alimentos que ayudan a controlar los síntomas de la menopausia

Cuando intente equilibrar las hormonas y reducir los síntomas de la menopausia, su dieta debe incluir muchos minerales esenciales y grasas saludables. Completar con los siguientes alimentos que son “equilibrantes de hormonas”, los nutrientes no procesados ​​y pueden ayudarlo a eliminar su ingesta de calorías vacías y controlar el aumento de peso. Tenga en cuenta que es posible que deba consumir menos calorías en general para mantener su peso a medida que envejece. Debido a la disminución de la masa muscular y la desaceleración de su metabolismo, es más importante que nunca limitar los alimentos procesados ​​y concentrarse en comer una dieta limpia.


Los alimentos que pueden ayudar a controlar los síntomas de la menopausia incluyen:

Frutas y verduras orgánicas: contienen fibra dietética para controlar el apetito, antioxidantes para retardar el proceso de envejecimiento y fitoesteroles que pueden ayudar a equilibrar las hormonas.



Verduras crucíferas: las verduras de la familia crucífera, como el brócoli, la col y la col rizada, contienen indol-3-carbinol, que naturalmente ayuda a equilibrar los niveles de estrógeno.  Estas verduras también tienen un alto contenido de fibra, vitamina C, vitamina K y electrolitos que son importantes para la presión arterial y la salud del corazón

Alimentos ricos en fibra: la fibra es importante para la salud cardiovascular y digestiva, además de mantener un peso saludable. Algunos estudios incluso han encontrado que las dietas altas en fibra podrían ayudar a equilibrar la producción de estrógeno. (3)

Las dietas ricas en fibra se asocian con un menor aumento de peso, niveles de colesterol más saludables y menos estreñimiento. Algunas de las mejores fuentes incluyen nueces, semillas, legumbres / frijoles, granos antiguos, aguacate, verduras y frutas.

Natto: La soya fermentada como natto contiene un fitoestrógeno que puede ayudar a equilibrar las hormonas. Sin embargo, si ha tenido cáncer de mama con estrógeno positivo en el pasado debes evitar esto.


Alimentos con fitoestrógenos

Los fitoestrógenos son estrógenos de origen vegetal que pueden imitar los efectos de las hormonas naturales que produce el cuerpo. Sus efectos son controvertidos, por lo que la investigación sobre sus beneficios o riesgos puede parecer abrumadora y conflictiva. Sin embargo, una gran variedad de estudios han demostrado que estos estrógenos de la dieta realmente ayudan a algunas mujeres durante la menopausia al reducir el riesgo de cáncer, reducir los destellos nocturnos, proteger el corazón y hacer que la disminución del estrógeno natural sea menos drástica.

Grasas omega-3: las grasas omega-3 del pescado y la linaza pueden proteger el corazón, promover una piel suave y ayudar a contrarrestar la inflamación de las grasas omega-6 (que se encuentran principalmente en aceites refinados y carne de baja calidad). Algunas de las mejores fuentes incluyen el salmón silvestre, el mero, las sardinas, la caballa y las anchoas.

Los estudios demuestran que el consumo frecuente de omega-3 facilita la producción de hormonas y podría ayudar a prevenir la preeclampsia, la depresión posparto, los problemas de la menopausia, la osteoporosis posmenopáusica, las complicaciones cardíacas, la depresión y el cáncer de mama. (4)

Grasas saludables y aceites prensados ​​en frío: es cierto que las grasas tienen más calorías que las proteínas o los carbohidratos, pero también son los componentes básicos para la producción de hormonas, mantienen bajos los niveles de inflamación, aumentan el metabolismo y promueven la saciedad que es importante para prevenir el aumento de peso . Los aceites sin refinar proporcionan vitamina E esencial que ayuda a regular la producción de estrógeno. Busca aceite de coco virgen, aceite de palma, aceite de oliva extra virgen y aceite de linaza. Otras fuentes de grasas saludables incluyen aguacate, leche de coco, nueces, semillas y mariscos silvestres

Alimentos probióticos: los probióticos son bacterias saludables que pueden mejorar la producción y regulación de hormonas claves como la insulina, la grelina y la leptina. Incluso son capaces de elevar la función inmunológica y proteger el funcionamiento cognitivo. Las mejores fuentes incluyen yogur, kéfir, verduras cultivadas como chucrut o kimchi, kombucha y otros alimentos fermentados.

Agua: Intenta tomar 8 vasos al día para ayudar a reemplazar el líquido perdido por los sofocos y también para disminuir la hinchazón.





Alimentos envasados: la mayoría de los alimentos procesados ​​/ envasados ​​contienen azúcar agregada, conservantes químicos, altas cantidades de sodio, toxinas y aditivos sintéticos. Muchos de estos alimentos son generalmente altos en carbohidratos que pueden empeorar los desequilibrios hormonales y pueden contener ingredientes de OGM que son tóxicos para el hígado.

Carne convencional: las aves de corral o las aves de corral convencionales (criadas en granjas) pueden contener hormonas agregadas que pueden causar problemas, incluido el aumento de la inflamación. Asegúrate de elegir proteínas animales libres de hormonas, de pastos, de jaulas o de pastos siempre que sea posible. Comprar carne orgánica, huevos, productos lácteos y aves es otra capa de protección que garantiza que no consumirá antibióticos, carne alimentada con OGM y hormonas agregadas.

Azúcar agregada: la ingesta alta de azúcar agregada puede causar aumento de peso, problemas digestivos, empeoramiento de los desequilibrios hormonales, candida, aumento de sofocos y otros síntomas.

Aceites refinados y alimentos fritos: los alimentos cocinados en aceites vegetales altamente procesados ​​(girasol, maíz, cártamo, aceite de soja o canola, por ejemplo) tienen un alto contenido de grasas omega-6 que pueden contribuir a la inflamación y otros problemas de salud. Los alimentos fritos y las grasas trans también están relacionados con problemas cardíacos, aumento de peso, diabetes y trastornos cognitivos.

Bebidas carbonatadas: las gaseosas u otras bebidas carbonatadas pueden agotar el calcio del organismo y contribuir a la osteoporosis, la pérdida ósea y los problemas de los dientes.

Alcohol: muchas mujeres afirman que beber más de cantidades “moderadas” de alcohol puede agravar los sofocos y contribuir al aumento de peso.


3. Tomar suplementos para el alivio de la menopausia (Siempre consulta a tu médico antes de tomar cualquier remedio natural y/o medicamento de venta libre)

Cohosh negro (80 miligramos 1–2x por día): puede ayudar a prevenir los síntomas de la menopausia, incluidos los sofocos y la sudoración nocturna. Las investigaciones demuestran que también podría ayudar a mejorar la calidad del sueño, reducir los desequilibrios hormonales relacionados con la diabetes o los fibromas e incluso ayudar a las mujeres con fertilidad antes de la menopausia.

Vitex o Chasteberry (160–240 miligramos al día): Vitex ha sido probado clínicamente para aliviar los sofocos. También tiene muchas de las mismas propiedades de equilibrio hormonal que el cohosh negro, lo que ayuda a regular las hormonas relacionadas con los problemas del sueño, los fibromas, los cambios en la piel y los períodos irregulares. La investigación muestra que vitex aumenta la hormona luteinizante, modula la prolactina y ayuda en la inhibición de la liberación de la hormona folículo-estimulante, lo que ayuda a equilibrar la proporción de progesterona a estrógeno, elevando ligeramente los niveles de progesterona. (5)

Ginseng americano (600–1200 miligramos por día): durante miles de años, el ginseng se ha utilizado para aumentar la energía y la excitación sexual. Algunas investigaciones sugieren que puede ayudar a aliviar los sofocos, la fatiga, la depresión y los trastornos cognitivos, y la sequedad vaginal.



Trébol rojo: puede ayudar a prevenir la pérdida de densidad ósea y disminuir el riesgo de complicaciones cardíacas. El trébol rojo contiene isoflavonas que tienen efectos positivos en la reducción de los síntomas relacionados con la pérdida de estrógenos, como los sofocos, los problemas para dormir, el aumento de peso, la pérdida ósea, las fracturas óseas u osteoporosis, los problemas cardiovasculares y la inflamación de las articulaciones.

Hierba de San Juan: esta hierba se ha usado de manera segura durante más de 2,000 años, a menudo para reducir la ansiedad, la depresión y los problemas relacionados con el sueño. Puede ser capaz de ayudar a estabilizar su estado de ánimo, reducir la inflamación, mejorar su sueño y facilitar un poco la transición emocional / mental a través de la menopausia.

Raíz de maca (1000–2000 miligramos al día): como hierba adaptógena, la maca se ha utilizado durante miles de años para reducir los efectos del estrés y el envejecimiento en el cuerpo al disminuir los niveles de cortisol. Puede ayudar a reducir los sofocos, el bajo nivel de energía / fatiga, la inquietud y el aumento de peso al tiempo que mejora la libido y la energía.

Hierbas adaptógenas: estas plantas ofrecen protección contra una variedad de enfermedades, incluidas las causadas por el exceso de estrés. Los adapotógenos incluyen ashwagandha, hongos medicinales, rhodiola y albahaca santa. Las investigaciones demuestran que pueden ayudar a mejorar la función tiroidea, reducir el colesterol, reducir la ansiedad y la depresión, reducir la degeneración de las células cerebrales y estabilizar el azúcar en la sangre y los niveles de insulina.

Hay otros productos botánicos / hierbas que  aunque no se usa comúnmente en casa, también pueden ayudar a controlar los síntomas, entre ellos se encuentra: aceite de onagra, raíz de regaliz, ñame silvestre, hojas de frambuesa roja, árbol casto y zarzaparrilla. Cada uno pueden ayudar a tratar un síntoma específico (o, a veces, síntomas), por lo que puede ser muy útil hablar con un médico especialista en naturopatía para que te guíe en el uso de las dosis y combinaciones adecuadas.

4. Reducir y gestionar el estrés

Muchas mujeres experimentan una mayor ansiedad, mal humor e incluso episodios de depresión durante los años de la menopausia. Controlar el estrés en su vida es una forma importante de reducir conductas o síntomas como comer emocionalmente y ganar peso, fatiga, dormir mal y tener una libido baja. Las diferentes medicinas complementarias y alternativas para reducir el estrés funcionan para diferentes personas. Algunas formas efectivas de aliviar el estrés incluyen: ejercicio, acupuntura, aromaterapia, pasar tiempo en la naturaleza, fomentar relaciones cercanas, ser voluntario, etc.


5. Utilice estos aceites esenciales para controlar los síntomas de la menopausia

El aceite de salvia es el aceite esencial más efectivo para equilibrar las hormonas. Puede ayudar a aliviar los síntomas de la menopausia, como el aumento de la ansiedad y los sofocos. Además, el aceite de manzanilla romana reduce el estrés, el aceite de menta puede ayudar a enfriar el cuerpo de los sofocos y el aceite de tomillo puede ayudar a equilibrar las hormonas de forma natural.
Para usar estos aceites esenciales en casa, debes comprar un aceite de calidad terapéutica / puro en las tiendas físicas o en línea, luego frote 3 gotas del aceite elegido en la parte superior de los pies y en la parte posterior del cuello 1–3 veces al día. 

Puedes combinar cualquier aceite esencial con un aceite portador como la jojoba o el aceite de coco para diluir su fuerza y ​​disminuir la sensibilidad de la piel.




6. Haz ejercicio regularmente

El ejercicio es importante para controlar varios factores de riesgo asociados con las complicaciones de la menopausia, como tener sobrepeso u obesidad, tener niveles altos de inflamación, dormir mal, experimentar pérdida ósea o pérdida de masa muscular y tratar el estrés crónico. Ciertos estudios han encontrado que incluso si no ha sido muy activo en el pasado, comenzar una rutina de ejercicios que consiste en ejercicios aeróbicos y de entrenamiento con pesas al menos tres veces por semana durante 12 semanas puede dar como resultado mejoras en la calidad del sueño, insomnio y depresión.

7. Duerme lo suficiente

Los estudios muestran que tanto el estrés excesivo como la falta de sueño están relacionados con niveles más altos de cortisol matutino, disminución de la inmunidad, problemas con el rendimiento en el trabajo y mayor susceptibilidad a la ansiedad, aumento de peso y depresión. Para permitir que su cuerpo se recupere del estrés, controle su apetito y mejore la energía, trate de dormir de 7 a 9 horas cada noche.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.