Header Ads

CÓMO SER UNA PERSONA AGRADABLE





Ser agradable es tanto evitar comportamientos que disminuyen tu simpatía como magnificar aquellos que la aumentan.



Demasiadas personas sucumben a la creencia errónea de que ser simpático proviene de rasgos naturales e inalcanzables que pertenecen solo a unos pocos afortunados: los apuestos, los ferozmente sociales y los increíblemente talentosos. Es fácil caer presa de este concepto erróneo. En realidad, ser agradable está bajo tu control, y es una cuestión de inteligencia emocional.

La simpatía es tan importante para tu éxito en el trabajo que puede alterar por completo tu rendimiento. Un estudio de la Universidad de Massachusetts encontró que los gerentes estaban dispuestos a aceptar el argumento de un auditor sin evidencia de apoyo si él o ella era agradable, y Jack Zenger descubrió que solo 1 en 2000 líderes desagradables fueron considerados efectivos por sus colegas.

Ser agradable es tanto evitar comportamientos que disminuyen tu simpatía como magnificar aquellos que la aumentan. Para dar pasos firmes en dirección a la simpatía y a ser y comportarte de manera agradable, debes descubrir los comportamientos clave que minan tu camino.

1. Mencionar nombres importantes.

Es grandioso conocer personas importantes e interesantes, pero usar cada conversación como una oportunidad para citar esos nombres es pretencioso y tonto. Al igual que el alarde humilde, la gente lo ve a través de él. En lugar de hacer que te veas interesante, hace que las personas sientan que eres inseguro y te preocupas demasiado por tenerlos contigo. También abarata lo que tienes que ofrecer.

La gente es reacia a aquellos que están desesperados por la atención. Simplemente ser amable y considerado es todo lo que necesitas para ganarte a la gente. Cuando hablas de manera amistosa, segura y concisa, la gente es mucho más atenta y persuasiva que si tratas de mostrarles que eres importante y cuánto conocimiento tienes. La gente capta tu actitud rápidamente y se siente más atraída por la actitud correcta.



2. Secuestros emocionales.

Existen muchas personas, sobre todo en posiciones de poder, que arrojan cosas, gritan, hacen llorar a la gente y otros signos reveladores de un secuestro emocional. Un secuestro emocional demuestra baja inteligencia emocional. Tan pronto como demuestres ese nivel de inestabilidad, la gente se preguntará si eres o no confiable y capaz. Estallar ante cualquier persona, independientemente de cuánto puedan “merecerlo”, deja una gran cantidad de atención negativa en tu camino. Serás etiquetado como inestable, inaccesible e intimidante. Controlar tus emociones te mantiene en el asiento del conductor. Cuando eres capaz de controlar tus emociones en torno a alguien que te hace daño, es este alguien quien termina luciendo mal y no tú.

3. Humildad.

Todos conocemos a las personas a las que les gusta presumir de sí mismos detrás de la máscara de autodesprecio. Por ejemplo, la chica que se burla de sí misma por ser una nerd cuando realmente quiere llamar la atención sobre el hecho de que ella es inteligente o el tipo que se burla de sí mismo por tener una dieta estricta cuando realmente quiere que sepas lo saludable que es. Mientras que muchas personas piensan que la autodesprecio enmascara su fanfarronear, todos se percatan de ello. Esto hace que la fanfarronada sea aún más frustrante, porque no es sólo alardear; también es un intento de engañar. La humildad verdadera se ve no es necesario anunciarla ni enmascararla.

4. Tener una mente cerrada

Si quieres ser agradable, debes ser de mente abierta, lo que te hace accesible e interesante para los demás. Nadie quiere tener una conversación con alguien que ya se haya formado una opinión y no está dispuesto a escuchar. Tener una mente abierta es crucial en el lugar de trabajo, donde la accesibilidad significa el acceso a nuevas ideas y ayuda. Para eliminar las nociones y el juicio preconcebidos, necesitas ver el mundo a través de los ojos de otras personas. Esto no requiere que creas lo que ellos creen o toleres su comportamiento; simplemente significa que dejas de emitir un juicio el tiempo suficiente para comprender realmente lo que los motiva.

5. No hacer suficientes preguntas.

El error más grande que las personas cometen en una conversación es estar tan concentrados en lo que van a decir a continuación o cómo lo que la otra persona les está diciendo les afectará y no escuchan lo que dicen. Una forma simple de evitar esto es hacer muchas preguntas. A las personas les gusta saber que estás escuchando, y algo tan simple como una pregunta de aclaración muestra que no sólo estás escuchando sino que también te importa lo que están diciendo. Te sorprenderá cuánto respeto y aprecio ganas solo haciendo preguntas.



6. Ser demasiado serio

La gente gravita hacia aquellos que son apasionados. Dicho esto, es fácil para las personas apasionadas parecer demasiado serias o desinteresadas, porque tienden a ser absorbidas por su trabajo. Las personas simpáticas equilibran su pasión por su trabajo con su capacidad de divertirse. En el trabajo son serios, pero amigables. Todavía hacen cosas porque son socialmente efectivas en poco tiempo y aprovechan los valiosos momentos sociales. Se centran en tener interacciones significativas con sus compañeros de trabajo, recordar lo que la gente les dijo ayer o la semana pasada, lo que muestra a las personas que son tan importantes para ellos como lo es su trabajo.

7. Ser chismoso

Las personas se ven terribles cuando se dejan llevar por los chismes. Reflexionar sobre las fechorías o las desgracias de otras personas puede terminar dañando sus sentimientos si los chismes llegan a ellos, pero el chismorreo te hará lucir negativo y rencoroso. Si bien conocer a la gente requiere una buena cantidad de intercambio, compartir demasiado acerca de ti de inmediato resulta ser un error. Ten cuidado de evitar compartir problemas personales y confesiones demasiado rápido. Las personas simpáticas dejan que la otra persona los guíe en cuanto a cuándo es el momento adecuado para que se abran. El exceso de intercambio resulta obsesivo e insensible al equilibrio de la conversación. Míralo de esta manera: si estás soltando lo esencial de tu vida sin conocer primero a la otra persona, estás enviando el mensaje de que los ves como nada más que una caja de resonancia para tus problemas.

8. Compartir demasiado en las redes sociales

Los estudios han demostrado que las personas que comparten en exceso en las redes sociales lo hacen porque anhelan la aceptación, pero el Pew Research Center ha revelado que este intercambio excesivo funciona en contra de ellos haciendo que a la gente no les guste. Compartir en las redes sociales puede ser un modo importante de expresión, pero debe hacerse con cuidado y con cierto autocontrol. Permitir que todos sepan lo que comió en el desayuno, el almuerzo y la cena, junto con cuántas veces caminó su perro hoy hará mucho más daño que bien en lo que respecta a la simpatía.

Conclusiones

Cuando eres capaz de entender cómo otras personas te ven e interpretan tus acciones, puedes allanar el camino para ser más agradable.

¿Qué otras cosas crees que hacen que las personas sean poco agradables?

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.