Header Ads

Christmas Sale Up to 80% OFF + Extra 12% OFF with 20191212

Piel sensible. Cómo reconocerla y tratarla. Productos que salvaron mi piel en el invierno.





Aunque la piel de cualquier parte de nuestro cuerpo puede tornarse sensible lo más probable es que la sensibilidad aparezca en la cara.

La sensibilidad se manifiesta cuando la función de la barrera natural de la piel está deteriorada, con la consiguiente perdida de hidratación y la penetración de irritantes.

Conocer a fondo las causas de la piel sensible y los factores que pueden que pueden empeorarla puede ayudar a reducir su impacto y atenuar sus apariciones.





¿Cómo reconocer la piel facial sensible?


La piel sana mantiene un delicado equilibrio, protegiéndose frente a influencias externas al mismo tiempo que regula los niveles de humedad. No obstante su eficacia depende de la actividad enzimática que a menudo está más debilitada en la piel sensible.

Síntomas

Escamas, enrojecimiento, erupciones, hinchazón, descamación y aspereza.

Sensación de picor, ardor, tirantez y pinchazos.

Ten en cuenta que estos síntomas pueden aparecer en cualquier lugar de la cara y que además son muy similares a los síntomas de la piel seca y deshidratada.

La piel facial reactiva es más común en mujeres que en hombres y puede guardar relación con procedimientos cosméticos y con la edad.

Si es así los síntomas aparecen después de aplicar productos en la piel y pueden manifestarse de inmediato o demorar horas o días.
Pueden destacarse sensaciones de picazón y ardor, que pueden estar acompañadas de enrojecimiento, descamación, y pústulas. Lo que se recomienda en estos casos es el usos de productos con muy pocos componentes, que sean lo más naturales posibles para reducir el impacto de este proceso.

En mi caso, la sensiblidad en la piel me la provocaron los cambios de temperaturas que vienen con el invierno y una rinitis alérgica estacional. 




¿Cómo traté mi piel sensible?


Primero, eliminé todos los productos que conformaban la rutina de cuidado de la piel que estaba llevando.






Para la limpieza de la mañana utilicé el "365 Days Bubble Foam Rasberry" de la marca coreana Urban Dollkiss y para la noche el "24K gold Snail Foam Cleansing" de la marca coreana Elizavecca.





Comencé por usar el Rose Warter Toner de la marca coreana Mamonde.  Sólo el tónico. Para observar si lo toleraba bien sin crear más problemas.

Para respaldar la super necesidad de hidratación que tenía mi piel por ser invierno, estar sensible y no usar otro humectante de apoyo, lo apliqué varias veces al día, según necesité.




Luego, introduje un aceite 100% natural en la rutina. Escogí el Natural Pure Rosehip Oil de marca coreana Tosowoong por ser muy hidratante y estar indicado para pieles maduras. A este aceite le agregue algunas gotas de aceite esencial de Incienso, Aceite escencial de Lavanda y Aceite esencial de Geranio.






Luego, cuando comprobé que la piel estaba aceptando bien los productos, introduje el suero Hyaluronic Acid 100 de Mizon por el día y el Skin Recharge Activating Serum por la noche.







Después de al menos una semana de comprobar que estos productos cuidaban, funcionaban y no irritaban mi piel comencé a aplicar las cremas de día y de noche de la línea Visionnaire de Lancome.




Estas cremas de la línea Visionnarie resultaron ser fantásticas. Sobre todo la de noche. Aunque es una crema nocturna es en textura gel. Cuando la vi, acostumbrada a las cremas de noche pesadas, pensé que no haría su trabajo pero me equivoqué. Es fantástica. Aunque tiene aroma no moslesta ni irrita (y te digo que la usé en pleno proceso alérgico).

Como ven todo se trata de conocer tu tipo de piel, en qué estado se encuentra y probar lo que más le acomoda. Esta combinación de productos y la forma en que los apliqué, salvaron mi rostro en el invierno. Pero el resultado en cada persona puede diferir y estará en dependencia de el nivel de sensibilidad, los productos que utilices y el tiempo de reaccción de tu piel.





No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.