Header Ads

PIEL MADURA. EL ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL.






¿Qué hace a una piel madura? 



Resumen: Los cambios en la piel están entre los signos más visibles del envejecimiento. El envejecimiento cutáneo está caracterizado clinicamente por una pérdida en la elasticidad de los tejidos (pérdida para la recuperación de su estado inicial), un cambio en la textura de la piel caracterizado por adelgazamiento o engrosamiento, y por la aparición en la superficie de anomalías como pequeñas varices y manchas oscuras. Con los años la regeneración celular se vuelve mucho más lenta. La capacidad natural de la piel para retener la humedad comienza a disminuir y también la síntesis de colágeno y elastina por lo que la piel pierde su lozanía y elasticidad.



La piel cumple muchas funciones:


Contienen receptores nerviosos que permiten percibir el tacto, el dolor y la presión.


Ayuda a controlar el equilibrio de líquidos y de electrolitos.


Ayuda a controlar la temperatura corporal.


Funciona como un protector del medio ambiente.



Aunque la piel tiene muchas capas, en general se puede dividir en tres partes principales:


La capa externa o hepidermis: contiene células cutáneas, pigmento y proteínas.



La capa media o dermis: contiene vasos sanguíneos, nervios, folículos pilosos y glándulas sebáceas. La dermis suministra nutrientes a la epidermis.

La capa interna o capa subcutánea: contiene las glándulas sudorípadas, algunos folículos pilosos, vasos sanguíneos y grasa.


Cada una de estas capas contiene tejido conectivo, con fibras de colágeno para dar soporte y fibras de elastina con el fin de proporcionar flexibilidad y fuerza.


Ahora, ¿qué hace que nuestra piel cambie o envejezca?

Los cambios de la piel están relacionados con factores ambientales (la exposición al sol, la incidencia de los rayos ultravioletas, la contaminación, etc.), constitución genética (por eso conocemos a algunas dichosas a nuestro alrededor que heredaron una piel que pareciera envejece más lento que la de los demás), nutrición (la manera en que nos alimentamos cuida o maltrata nuestra piel) y otros factores. Sin embargo el factor individual más importante es la exposición al sol . Puedes comprobarlo mirando las características de la piel en aquellas partes que expones regularmente al sol y las que proteges de la luz solar.


Los pigmentos naturales proporcionan alguna protección contra el daño en la piel inducido por el sol de ahí que las pieles con pigmentos claros se vean mucho más afectadas por la incidencia de los rayos solares sobre ella. También las pieles fuertemente pigmentadas reflejan menos los cambios por el envejecimiento que las pieles más claras.








Cambios con el envejecimiento

Con el envejecimiento, la capa externa de la piel se adelgaza, aún cuando la cantidad de capas celulares permanece sin cambio alguno.

La cantidad de células que contienen pigmentos (melanocitos) disminuye. Los melanocitos que quedan aumentan de tamaño. La piel envejecida se vuelve más delgada, más pálida y transparente (traslúcida). Las manchas por la edad pueden aparecer en zonas expuestas al sol.

Los cambios en el tejido conectivo reducen la resistencia y la elasticidad de la piel (esto se conoce como elastosis). Esta afección produce la apariencia correosa, deteriorada por la intemperie que solemos ver en los granjeros, marineros y otras personas que pasan gran parte de su tiempo al aire libre.

Los vasos sanguíneos de la dermis se vuelven más frágiles.

Las glándulas sebáceas producen menos aceite. En el caso de nosotras las mujeres producimos menos aceite después de la menopausia. Esto hace que sea más difícil mantener la piel humectada, lo que causa resequedad y picazón.

La capa de grasa subcutánea se adelgaza por lo que se reduce su capacidad para conservar la temperatura corporal.

La piel envejecida se repara así misma más lento que la piel joven por lo que debemos prestar especial atención a su cuidado.


Cómo cuidar la piel madura

Evitar la exposición a los rayos del sol y cuando sea necesario exponernos, llevar SIEMPRE Protección Solar.

Una buena nutrición rica en frutas, verduras y alimentos ricos en Omega 3, 6 y 9, además de aquellos suplementos alimenticios que te recomiende el doctor según tu edad y necesidad particular de salud.

Se debe aumentar el consumo de líquidos.

Mantener la piel bien humectada con lociones y otros humectantes, según el gusto de cada cual, es de obligada observancia en las pieles maduras.

No debes usar jabones con mucho perfume ni que contengan químicos irritantes y dañinos.



Si has leído hasta aquí estarás de acuerdo conmigo en que el cuidado de la piel madura es algo a tomar en serio. He escuchado muchas veces a mujeres maduras decir que las cremas son para jovencitas, que ellas ya están arrugadas y que no hay nada que hacer. Además que lleva demasiado tiempo y esfuerzo y que les parece un tanto de vanidad el pensar en cremas y productos de belleza. Yo me permito disentir al respecto.

En primer lugar aunque las cremas antiarrugas o antienvejecimiento tienen entre sus funciones atenuar y retrasar, en alguna medida, la aparición de las arrugas también son diseñadas pensando en todos los cambios biológicos que nuestra piel sufre de ahí que las formulen con ingredientes que nos ayudan en ese sentido.

En segundo lugar la piel es el órgano más grande e importante de nuestro cuerpo. Si cuidamos el corazón y los riñones,  ¿por qué no cuidar nuestra piel?

En tercer lugar creo que nuestro esposo y nuestros hijos merecen la mejor vista de nosotras que podamos dar, ¿por qué dejarnos de cuidar cuando los años pasan?

En cuarto lugar y no por ello el menos importante está nuestra propia necesidad de cuidarnos y sentirnos bien, bellas, saludables. Por qué descuidarnos y abandonarnos sólo porque hemos sido bendecidas con muchos años de vida.

La vida es un regalo. Podemos llegar a la vejez con una piel cuidada y saludable. Podemos también envejecer con gracia y una manera de hacerlo es prestando especial atención a nuestro cuidado y a todo aquello que nos ayuda a tener una mejor calidad de vida.

¿Estás haciendo algo para cuidar tu piel? ¿Estás de acuerdo conmigo en que es posible envejecer con gracia?





No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.